Un seguro de 138 euros te puede ahorrar unos costes médicos de, como mínimo, 2.500 euros

Blog

Nerea Gastesi
4 minutos de lectura

Llega el periodo estival y, con él, las ganas de viajar. De hecho, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en el cuarto trimestre de 2023 los residentes españoles realizaron 41,7 millones de viajes, un 10% más que en el mismo periodo de 2022. Asimismo, un 11% de estos usuarios optaron por ir al extranjero (4 millones y medio), un 12,4% más que en el cuarto trimestre de 2022.

No obstante, no todas las personas que viajan al extranjero toman las precauciones oportunas. Tan solo el 56% de los españoles contratan un seguro de viaje cuando se van al extranjero según el último informe de AXA Partners. Asimismo, ese porcentaje desciende al 51% cuando se trata de jóvenes entre los 18 y 34 años.

Las personas que no contratan un seguro cuando deciden irse de vacaciones se arriesgan a tener que pagar facturas astronómicas. “Una consulta médica en Estados Unidos, por ejemplo, cuesta entre 100 y 300 euros en función de si acudimos a atención primaria o a un especialista, pero si vamos a urgencias dicha cantidad aumenta hasta los 2.500 euros. Una resonancia puede superar los 1.000 euros, un simple análisis de sangre los 500 y una tomografía los 800”, asegura Elia Costas, asesora de Banqmi y CEO de El Asegurado Enterado.

Con un seguro de viaje, en cambio, los costes serían mucho menores. “Por ejemplo una persona menor de 70 años puede encontrar un seguro de viaje para 15 días en Estados Unidos por unos 138 euros de media con una cobertura médica de hasta un millón de euros”, añade la asesora de Banqmi.

Por lo tanto, contratar un seguro de viaje es fundamental tanto si el destino se encuentra en Europa como en otro continente, pero hay que saber cuál es el que más nos conviene.

Si viajamos por Europa no hace falta contratar un seguro, ¿esto es cierto?

Si el destino de las vacaciones se encuentra dentro del continente europeo y, además, pertenece a la Unión Europea (UE), se suele pensar que no es necesario contratar un seguro de viaje. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Es cierto que, si una persona va a pasar unas semanas en algún país miembro de la UE, Reino Unido, Noruega, Liechtenstein, Islandia o Suiza, una gran parte de la asistencia sanitaria queda cubierta con La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). Se trata de un documento que se puede tramitar de manera totalmente gratuita a través de la página de la Seguridad Social y cubre al portador si tiene algún percance de carácter sanitario durante su estancia en el país extranjero.

Sin embargo, La Tarjeta Sanitaria Europea no ofrece otro tipo de coberturas, por lo tanto, es recomendable adquirir un seguro de viaje. “Puedes elegir una opción con un capital menor para la asistencia sanitaria por si surgen problemas médicos que queden fuera de la cobertura de la TSE y cubrir las demás garantías indispensables como la repatriación de heridos o fallecidos, la prolongación de estancia, el regreso anticipado o la responsabilidad civil, que no están cubiertos si no lo contratas”, explica Elia Costas, asesora de Banqmi y CEO de El Asegurado Enterado.

¿En qué países es obligatorio contratar un seguro de viaje?

En Europa adquirir un seguro de viaje es opcional, pero en otros países una persona está obligada a adquirir este producto y, además, en algunos casos, con alguna cobertura concreta.

“Hay determinados países que van a requerir la contratación de un seguro de viaje con una suma asegurada de gastos médicos más elevada, por lo costosa que es su asistencia sanitaria, como Estados Unidos, Japón o Canadá, entre otros”, subraya la CEO de El Asegurado Enterado.

Por otro lado, en países como Argentina, Arabía Saudí, Chile, Costa Rica, Granada, Israel, Líbano, Sri Lanka, Surinam, Ucrania, Argelia, Cuba, Ecuador, Irán, Islas Galápagos, Nepal, Omán, Paraguay, Rusia, Tailandia o Turkmenistán también es obligatorio contar con un seguro de viaje. En la mayoría de los casos es necesario que cubran situaciones que se puedan dar a raíz de la COVID-19.

¿Y cómo elijo el mejor seguro de viaje?

Saber qué seguro es el adecuado en función del destino, duración de las vacaciones o las actividades que se vayan a realizar es clave a la hora de optar por un producto u otro.

“El país al que vamos a viajar, para decidir qué coberturas y con qué sumas aseguradas debemos contar; si vamos a realizar actividades o practicar deportes de riesgo, ya que se debe contratar un seguro que cubra la búsqueda y rescate, gastos médicos y accidentes mientras se realizan dichas actividades; las garantías adicionales, como la repatriación de heridos o fallecidos, el regreso anticipado, la prolongación de estancia o la responsabilidad civil; y la existencia de enfermedades preexistentes, ya que se excluyen como norma general, aunque ya es posible encontrar pólizas que, previa declaración, ofrezcan garantías para las mismas”, detalla la asesora de Banqmi.

En definitiva, primero hay que determinar a dónde se va de vacaciones y qué es lo que se va a hacer en ese lugar y, después, con toda la información, elegir aquel seguro que cubra al usuario en todas las situaciones en las que se pueda encontrar.

Compara todos los

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar