Consejos para elegir el mejor seguro de hogar

Blog

Elia Costas
4 minutos de lectura

Aunque en España no es obligatorio disponer de un seguro de hogar, la mayor concienciación de las familias sobre la importancia de proteger su patrimonio y la obligatoriedad de contratarlo si se dispone de una hipoteca, han hecho que más del 80% del total de viviendas existentes en nuestro país cuenten, a día de hoy, con un producto de este tipo. Si el contratado es adecuado o no, se sabrá una vez se revisen los consejos para elegir el mejor seguro de hogar que desgranamos en este artículo.

Antes de lanzarse al mercado asegurador, es esencial familiarizarse con ciertas definiciones, términos y condiciones imprescindibles a la hora de valorar las opciones existentes para no tomar una decisión final que además de errónea, termine resultando costosa.

Conceptos básicos en el seguro de hogar

En el mundo del seguro de hogar, dos conceptos destacan sobre todos los demás: el continente y el contenido.

El continente abarca todos los elementos estructurales de la vivienda y sus instalaciones fijas. Así, en el apartado de continente se encuentran, entre otros, las paredes, suelos, pilares y tejado; los garajes y trasteros, ascensores o jardines; o las tuberías, instalación eléctrica y de calefacción.

El contenido, popularmente conocido como “mobiliario”, está compuesto por todos esos elementos que no están fijos a la estructura de la casa. Dicho de una forma muy simplificada, es todo aquello que se caería si se diera vuelta a la casa.

Además de los muebles, son contenido los enseres personales, ropa, electrodomésticos y aparatos electrónicos, joyas, alimentos y demás objetos existentes en una vivienda. 

Es importante prestar atención a lo que NO queda incluido dentro de las definiciones del contrato. Por lo general, embarcaciones, vehículos a motor, caravanas o remolques suelen quedar fuera de la cobertura, aunque se guarden en el garaje.

Por último, y ante el creciente auge del teletrabajo, es vital consultar con la entidad aseguradora condiciones y requisitos para incluir herramientas o mobiliario de uso profesional.

La importancia de los capitales a asegurar

Una vez analizadas las definiciones básicas que se encontramos en un contrato de seguro de hogar, es hora de dirigir la mirada hacia los capitales que se deben fijar en cada apartado, ya que será la cantidad total de dinero de la que dispondremos para hacer frente a cualquier daño que pueda surgir.

Valorar correctamente el continente y contenido, pero también otros conceptos como la Responsabilidad Civil, es imprescindible para no acabar sufriendo un menoscabo económico a pesar de contar con un seguro multirriesgo.

La suma asegurada para el continente servirá para afrontar la reconstrucción de la vivienda en caso de un siniestro importante, mientras que la cantidad fijada en el contenido permitirá reponer todos los bienes que se hallaban en el interior.

Pero, si por ejemplo, es un incendio el que ha arrasado con todo y además de daños propios se causan daños a terceros, el importe que va a encargarse de salvar la economía familiar es la Responsabilidad Civil. Atención pues a los daños reales que se pueden causar, que pueden alcanzar cifras millonarias, en caso, por ejemplo, de vivir en un edificio y acabar causando la destrucción total del mismo, como hemos visto en siniestros recientes muy mediáticos en nuestro país.

Explorando las coberturas y sus limitaciones

Nacido inicialmente con cobertura para incendios, el seguro de hogar se comercializa actualmente bajo la modalidad multirriesgo. Esto quiere decir que dentro de estos productos se incluyen garantías que amparan los daños producidos en la vivienda por múltiples causas: los ya nombrados incendios, robos, los daños por agua o los eléctricos o los daños causados a terceros que comentamos con anterioridad.

Un error común es fijarse únicamente en el título de las coberturas contratadas sin bucear en la letra pequeña de las mismas. Exclusiones, limitaciones o franquicias hacen de dos contratos que pueden parecer idénticos, dos opciones totalmente diferentes.

Consideraciones para inquilinos

Si contratar un seguro de hogar no es obligatorio para el propietario de un inmueble, tampoco lo es para aquellas personas que viven de alquiler. Esta falta de obligatoriedad no exime al inquilino de sus responsabilidades.

Quien alquila una vivienda tiene la obligación de reparar los daños causados a otros, es responsable del deterioro que causen las personas de su casa o del deterioro de la vivienda a no ser que pueda probar que no ha sido culpa suya.

Y antes de cambiar de seguro…

No hay que olvidar que la Ley de Contrato de Seguro establece un plazo de un mes para avisar a la compañía, por escrito, de la intención de anular. Si las condiciones del contrato no se han modificado por parte de la compañía y este preaviso se incumple, nos exponemos a recibir desagradables noticias, como una reclamación judicial del recibo impagado por parte de la aseguradora.

Compara todos los

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar