Inversor DIY, ¡descubre cómo invertir por tu cuenta!

Blog

Toño García
5 minutos de lectura

Cada vez se oye más hablar del concepto “hazlo tú mismo” o, en inglés, “Do It Yourself” (que es de donde provienen las siglas DIY) y buena culpa de ello lo tiene el fácil acceso a la información a través de internet. Y es que, en realidad, muchas marcas también han ayudado a implantarlo porque lo han promocionado como estrategia de marketing de cara a promocionar y dar salida a unos productos que de otra forma no llegarían al mercado. La ética del DIY se asocia al anticapitalismo rechazando la idea de comprar cosas que uno puede hacer por sí mismo. Decía Confucio aquello de que “dime algo y lo olvidaré, enséñame algo y lo recordaré, hazme partícipe de algo y lo aprenderé”. Y tenía razón. Prueba de ello es la cantidad de ejemplos que ponen en práctica esta filosofía, sin ir más lejos ¿quién no ha hecho algo de bricolaje en su casa y se ha ahorrado un buen dinero?

Pues bien, las finanzas no son diferentes y también han querido tener su propio hueco en el mundo “hazlo tú mismo” y ha dado lugar a los llamados inversores autosuficientes: aquellos ahorradores que eligen sus propios activos donde invertir su dinero sin la ayuda de un asesor financiero u otro tipo de profesional del sector.

Adentrarse en la aventura de pasar de ahorrador a inversor no es fácil en ningún caso, pero mucho menos si hay que hacerlo por necesidad. Hace tiempo, el ahorrador que quería pasar a inversor no tenía más remedio que ponerse en manos de profesionales financieros, que, en la mayoría de los casos, eran los propios empleados de la banca, confiando su dinero en el propio criterio del intermediario. La revolución tecnológica ha cambiado muchas cosas y, entre otras, ha ayudado a los inversores a adquirir la formación adecuada y a tomar las propias riendas de la gestión del patrimonio a un bajo coste y con la eficiencia que el inversor sea capaz de conseguir. Las aplicaciones de inversión, al ser más baratas y rápidas que los medios tradicionales a los que se estaba acostumbrado, cada vez son más populares.

Los españoles, sin entrar en detalles, tenemos más de ahorradores que de inversores y esa estrategia, en un entorno de bajos tipos de interés y alta inflación, sale bastante cara debido a la constante pérdida de poder adquisitivo para todo ese ahorro acumulado. No olvidemos, que, según las encuestas realizadas, más de la mitad del ahorro de todas las unidades familiares está en productos cuyo riesgo es ínfimo, lo que hace que no se consiga ningún rendimiento. Y lo peor no es eso, lo peor es que la amenaza de la inflación sobrevuela los ahorros acumulados haciendo que el interés real que recaiga sobre ellos sea negativo. Por esta razón, al patrimonio personal hay que prestarle la atención precisa para que no quede en ningún momento desatendido, dejando de tener sentido canalizar el ahorro a través de productos de inversión que hace ya bastante tiempo dejaron de ser rentables. Todo el ahorro que en el pasado no haya ofrecido un rendimiento superior a la inflación solo ha supuesto una merma, de igual cuantía, del poder adquisitivo. Habrá que dejar el camino del ahorrador que antaño tantas satisfacciones dio a los ahorradores convencionales y habrá que coger el camino del inversor para no sacrificar los posibles rendimientos futuros. Ha llegado el momento de concienciarse de que el dinero tiene la obligación de trabajar para nosotros en productos diferentes a los depósitos, cuantas, pagarés o Letras del Tesoro, ya no son una solución que aporte rentabilidad positiva sin riesgo ni esfuerzo. La cultura financiera y la aversión al riesgo (posibilidad de obtener un resultado diferente al esperado) son probablemente los dos factores más importantes que han llevado a esta situación.

Construir una cafetera eficiente de inversión DIY no es tarea fácil, ni siquiera para los auténticos profesionales. La suerte solo se pone de parte de aquellos que tienen una buena formación financiera (no es necesario que sea de posgrado) y hacen las cosas bien para evitar los errores que llevarán a pérdidas una cartera de inversión, sin olvidar que el riesgo que se asuma en la inversión de los activos elegidos será quien determine la rentabilidad real de la inversión en su totalidad. Cada tipo de activo tiene sus propias características por lo que diversificar bien la inversión siempre se pondrá del lado del ahorrador que pasó a inversor.

El inversor DIY siempre está expuesto al ruido mediático. Los medios de comunicación no se lo ponen fácil al no estar de su parte, necesitan también ser protagonistas de los contextos por los que pasan las finanzas en determinados momentos de fluctuaciones derivadas de causas exógenas a la propia inversión. Por eso, la información debe llevar un filtro milimétrico para que no distorsione la calidad del análisis y haga que se mantenga firme el proceso de inversión. La información es muy importante debido a que es la única que hace que el inversor no sea ajeno a la realidad económica en la que se vive, sin dejar que las emociones de pánico y euforia se conviertan en el enemigo.

Cualquier inversión tendrá sus propias implicaciones fiscales, por lo que es otra cosa que el inversor DIY debe de manejar ayudándole a tomar mejores decisiones de inversión: no todos los productos de inversión pasan por el Fisco de la misma forma.

En cualquier cartera pensada para el largo plazo pueden tener cabida, y de hecho la tienen, diferentes productos de inversión, unos con más riesgo que otros. Si se tiene claro esto y se está dispuesto a asumir las fluctuaciones venideras, que las habrá, es la mejor forma de rentabilizar los ahorros. Realizar una cartera diversificada, con el riesgo que cada uno pueda asumir, no es tan difícil de crear.

Crear una cartera de inversión que sea rentable con los propios análisis financieros del inversor es factible y hasta rentable, pero no deja de ser una ardua y complicada tarea. Aunque las redes sociales, llenas de vendedores de humo, digan lo contrario, duplicar el ahorro invirtiéndolo por uno mismo es más difícil de lo que parece, es más, solo los que sean capaces de tocar el cielo con el dedo lo conseguirán.

Compara  del mercado

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos. ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar