¿Es un buen momento para subrogar la hipoteca?

Blog

Equipo Contenidos
3 minutos de lectura

En tiempos de coronavirus puede que no nos parezca seguro cambiarnos de vivienda, pero eso no significa que no podamos mejorar las condiciones de la hipoteca que tenemos en este momento. Existe la subrogación, una forma de cambiar las condiciones de nuestra hipoteca. Desde Banqmi te contamos todo lo que debes saber sobre esta operación bancaria.

En primer lugar, existen dos tipos de subrogación:

  • Subrogación por cambio de deudor: el objetivo es cambiar el titular de la hipoteca, pero sin modificar las condiciones de esta.
  • Subrogación por cambio de acreedor: la hipoteca se traslada a otra entidad en la que se ofrezcan mejores condiciones.

En este caso nos centraremos en la subrogación por cambio de acreedor, puesto que queremos lograr mejores condiciones para el mismo titular.

¿Siempre nos compensa subrogar?

Como hemos mencionado anteriormente, el objetivo de esta operación es mejorar las condiciones de nuestra hipoteca, por lo tanto, nunca es mal momento. “Cuando el euríbor comienza a subir, y en muchos préstamos firmados a partir de la anterior crisis económica lo que se hizo por parte de los bancos fue imponer un diferencial bastante elevado para ‘compensar’ un euríbor incluso en valores negativos. Esto provoca que, por ejemplo, si se ha pactado ese índice más un diferencial del 2%, actualmente con un euríbor al -0,081, el hipotecado pagará un interés de 1,91%…y subiendo”, añade Almudena Velázquez, co-directora legal de Reclamador.es.

¿Y cuanto podremos ahorrar con una subrogación?

Esto depende de una serie de factores, entre los que se encuentra el tipo de interés. Entre 2011 y 2012 el tipo de interés era del 4%, mientras que en la actualidad se encuentra en el 2,59%. Esto implica que, si firmamos nuestra hipoteca antes de esas fechas, es muy fácil que en cualquier entidad nos ofrezcan pagar menos intereses.

¿Tenemos que pagar algún gasto?

Los gastos que tendríamos que afrontar son:

  • Los honorarios notariales: suelen situarse entre el 0,2% y el 0,5%.
  • La factura de la gestoría: el coste ronda entre 200 y 500 euros.
  • La inscripción en el Registro de la Propiedad: este gasto está regulado por ley y no supera los 100 euros.
  • Tasación de la vivienda entre 200 y 400 euros.

Asimismo, nosotros no tendremos que pagar ningún impuesto, es decir, será la entidad que acoja nuestra hipoteca la que tendrá que pagar el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD).

Si tenemos una hipoteca de 150.000 euros a 30 años y a los 20 años, cuando nos quedan por pagar 100.000 euros, nos cambiamos de entidad, por ejemplo, nos costaría lo siguiente.

Costes que debemos asumirImporte
Honorarios Notariales (0,3%)300 euros
Gestoría250 euros
Inscripción en el Registro de la Propiedad90 euros
Tasación de la vivienda200 euros
Total840 euros

Pese a los gastos… ¿Sigue siendo rentable subrogar?

Si el interés que estamos pagando en nuestra hipoteca es más alto que el que se suele establecer en la actualidad sería aconsejable. Si bien es cierto que tendremos que desembolsar dinero para realizar esta operación, a largo plazo pagaremos menos por nuestra hipoteca, puesto que gastaremos menos dinero en pagar intereses y más en hacer frente a la cantidad prestada.

Compara  del mercado

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos. ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.