Titularidad con Intervinientes: Guía Práctica

Análisis

Equipo Contenidos
4 minutos de lectura

Una cuenta bancaria puede tener más de un titular. Es más, incluso pueden existir otro tipo de intervinientes que, sin ser propietarios de los fondos de la cuenta, puedan realizar operaciones con ella. 

Como puedes comprobar, existe un abanico de posibilidades a la hora de configurar una cuenta bancaria en la que exista más de una persona con capacidades de gestión. Por ello, en este artículo te proporcionamos una guía para que puedas establecer la titularidad con intervinientes de una cuenta de forma efectiva.

¿Qué es ASNEF  y por qué puede ser un problema?


ASNEF son las siglas de “Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito”. Se trata de una de las bases de datos de morosos más destacadas que existen en España.

¿Qué es la titularidad de cuenta con intervinientes?

La titularidad de cuenta con intervinientes consiste en las instrucciones que se le da al banco con el fin de que más de una persona tenga autoridad para operar con dicha cuenta. 

Es decir, cuando se abre una cuenta bancaria, puede tener más de un titular, pero al margen de ello, también pueden existir otro tipo de intervinientes. Se trata de personas atuorizadas para realizar ciertas transacciones, según lo acordado con el banco.

Tipos de cuentas con intervinientes

En principio, se debe considerar las cuentas con más de un titular. Es más, las cuentas bancarias pueden tener uno o varios titulares. 

De esta manera, podemos encontrar los siguientes tipos de cuentas:

  • Cuentas con titularidad solidaria: en la que todos los titulares pueden disponer de los fondos de forma individual, sin necesidad de la firma del resto.
  • Cuentas con titularidad mancomunada: en este caso es necesaria la firma de todos los titulares para realizar cualquier tipo de operación.
  • Cuentas con titularidad subordinada: la titularidad se jerarquiza, de tal modo que el titular con mayor poder puede realizar cualquier tipo de operación, pero el resto necesitan ser autorizados.

La diferencia entre titular y autorizado radica en que el titular es el dueño del dinero existente, pero también está obligado a satisfacer la deuda en caso de que se produzca un descubierto y quede en situación de “números rojos”.

Por otra parte, también existe la figura del autorizado que, sin llegar a ser el propietario de los fondos, tiene cierto poder para realizar determinadas operaciones. En este sentido, hay que dejar claro cuáles son las limitaciones. Si la autorización tiene un carácter general, el interviniente puede realizar cualquier tipo de operación tal cual fuese el propio titular.

Por supuesto, el titular (o titulares) de la cuenta tiene facultad para nombrar autorizados, así como revocar la autorización en cualquier momento.

Procedimiento para establecer la titularidad de cuenta con intervinientes

Como norma general, el proceso para incorporar intervinientes en una cuenta bancaria, ya sea en calidad de titulares o como autorizados, suele ser sencillo. Basta con proporcionar al banco las instrucciones precisas. 

Entre otras cosas, se deberá aportar una copia del DNI del interviniente y un documento firmado para que quede constancia de que todas las partes muestran su consentimiento.

Es más, en la mayoría de los casos puedes realizar este procedimiento a través de la banca digital o desde la app de tu banco.

Ventajas y desventajas de tener una cuenta con intervinientes

Como principales ventajas de tener una cuenta con intervinientes podríamos nombrar:

  • Mejora de la administración de la cuenta.
  • Facilidad para las cuestiones relativas a finanzas conjuntas.
  • Reparto de comisiones y gastos.
  • Acceso a los fondos en caso de emergencia.

Sin embargo, no podemos obviar los inconvenientes:

  • Riesgo de retirada de fondos de forma indebida.
  • Pérdida de privacidad.
  • Potenciales conflictos debido a la gestión compartida.
  • Posibles problemas sobre la propiedad de los fondos si fallece uno de los titulares.

Consejos para gestionar una cuenta con intervinientes de manera eficiente

Básicamente, el mejor consejo que se puede ofrecer para la gestión eficaz de una cuenta en la que existan varios intervinientes está relacionado con la planificación, comunicación y respeto. Por ejemplo:

  • Establecer de forma clara las responsabilidades y las limitaciones de cada titular y/o autorizado.
  • Utilizar herramientas de planificación y gestión financiera para mantener el control de la cuenta.
  • Establecer límites de gastos y uso de los fondos.
  • Tener preparado un plan de contingencia para abordar situaciones inesperadas.
  • Comunicar abiertamente los roles y responsabilidades para evitar conflictos y malentendidos.
Compara todas las

Compara todas las cuentas bancarias del mercado

Existen muchos tipos de cuentas bancarias ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es la mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar