¿Cómo funcionan los préstamos privados?

Análisis

Nerea Gastesi
4 minutos de lectura

¿Qué son los préstamos privados?

En los últimos años, con la creciente crisis económica obtener financiación para desarrollar proyectos personales o, simplemente, solucionar situaciones de falta de liquidez se ha convertido en una tarea muy compleja.

Los bancos, debido a diferentes factores, se han vuelto menos flexibles y han integrado requisitos más duros para aceptar la solicitud de los préstamos. Esto ha hecho que muchos usuarios se decantes por los denominados préstamos privados.

Pero… ¿En qué consisten exactamente? Son aquellos préstamos o productos similares que son concedidos desde una entidad financiera no bancaria.

Por lo tanto, estamos hablando de entidades de capital privado que se nutren de prestamistas independientes y son capaces de ofrecer diferentes tipos de préstamos a sus clientes.

¿Son fiables los préstamos privados?

Cuando queremos realizar una gran financiación (comprar una casa, montar un negocio, etc.) solemos acudir a las entidades bancarias, porque, al estar controladas por el Banco de España, nos proporcionan más seguridad.

Sin embargo, optar por un préstamo privado puede ser una buena opción si vemos que no conseguimos el dinero que necesitamos a partir de otra vía. Además, en las compañías prestamistas suelen ser un poco más flexibles en las condiciones.

¿Quién ofrece préstamos privados?

Los préstamos privados tan solo pueden ser concedidos por compañías prestamistas, es decir, negocios que se dedican exclusivamente a proporcionar dinero a sus clientes a cambio de unos intereses concretos.

¿Qué entidades financieras ofrecen préstamos privados?

Una de las principales características de los préstamos privados es que solo son ofrecidos por compañías prestamistas, no por entidades. Por lo tanto, no podremos encontrar préstamos privados en bancos.

Condiciones de los préstamos privados

Los préstamos privados son productos más flexibles que los préstamos corrientes. Estas suelen ser sus condiciones:

-Pueden utilizarse para financiar lo que queramos. Para poder acceder a algunos préstamos es necesario justificar para qué vamos a usar el dinero, pero en estos casos no es necesario.

-La garantía del préstamo: normalmente la compañía pide que pongamos el inmueble que tengamos en propiedad como garantía para que nos concedan el préstamo. Eso significa que, en caso de impago, la empresa podría quedarse la vivienda.

En los préstamos al uso también existe esa condición, pero la diferencia es que, en este caso, no es necesario que la vivienda esté libre de cargas, es decir, puede tener una hipoteca vigente.

Plazos de amortización flexibles: los préstamos privados disponen de diferentes modalidades de pago.

El plazo oscila entre los 6 meses y los 20 años en los cuales podemos pagar los intereses y amortización de capital cuando se venza la fecha; pagar los intereses en cuota y amortizar cuando llegue la fecha acordada; pagar el préstamo en mensualidades hasta que terminemos de devolver el dinero debido (sin fecha fija) o pagar mensualmente capital e intereses y otra parte del dinero prestado al final. Las combinaciones son infinitas.

-Perfil del solicitante: en algunos casos admiten a personas que se encuentran en listas de morosos como ASNEF, CIRBE, etc.

Ventajas de los préstamos privados

Los préstamos privados se han convertido en productos de financiación muy popular por la gran oferta y  por las diferentes ventajas que ofrecen al solicitante.

Los préstamos privados tienen condiciones mucho más flexibles, tanto en cuotas e importe a solicitar. Sus requisitos son más livianos, aceptando así a clientes en listas de morosos (ASNEF, etc.) por ejemplo.

Su contratación es 100% online, esto agiliza y da mucha fluidez al proceso de solicitud del préstamo. En muchas ocasiones el importe puede ser ingresado en minutos o, como máximo, en 24 horas.

Tipos de préstamos privados

Los préstamos privados los podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Microcréditos rápidos. Destacan por ofrecer importes bajos y  su objetivo es solucionar necesidades puntuales de liquidez.
  • Préstamos para reunificar deudas. Sirve para agrupar diferentes deudas de una persona y, de esta manera, tener tan solo un interés.
  •  Préstamos a plazos. Permiten importes medios con plazos de devolución más altos.

Por lo general, gracias a la flexibilidad de este tipo de productos crediticios es posible que  encontremos un préstamo que se adapte perfectamente a nuestras necesidades.

¿Cómo puedo solicitar préstamos privados?

A la hora de solicitar un préstamo privado tendremos que recopilar la documentación exigida por la compañía. Los requisitos básicos pueden ser:

  • Tener más de 18 años.
  • Poseer una cuenta bancaria.
  • Disponer de DNI o documentación de identidad similar.

Se podrán añadir más requisitos en función de las exigencias de la entidad prestamista.

¿Puedo solicitar préstamos privados online?

Actualmente la mayoría de las compañías prestamistas permiten solicitar sus servicios a través de internet. Accedemos a su página web, elegimos el préstamo privado que mejor se adapte a nuestras necesidades y cumplimentamos lo que nos solicite la compañía.

Para verificar nuestra identidad puede que tan solo nos pidan una foto de nuestro documento de identidad o que nos pidan una videollamada para verificar que somos la persona que decimos ser.

Opiniones sobre los préstamos privados

Los préstamos privados se han convertido en un recurso fundamental para conseguir la financiación que necesitemos para nuestros proyectos personales. Esto se debe a que son más flexibles que los préstamos al uso: periodos de amortización más largos, menos requisitos, etc.

¿Tienes alguna duda sobre los préstamos privados? ¿Has solicitado préstamos privados? Cuéntanos tu opinión en los comentarios.

Compara  del mercado

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos. ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.