Préstamos entre familiares: ¿cómo hacerlo legalmente?

Consejos

Equipo Contenidos
3 minutos de lectura

Los préstamos entre familiares se producen con frecuencia, bien sea para solventar cualquier imprevisto, conseguir la entrada para comprar una casa o financiar cualquier proyecto personal. Se trata de una operación financiera en la que intervienen dos personas físicas, es decir, no hay ninguna entidad bancaria de por medio.
No obstante, es necesario formalizar la operación por escrito y realizar una serie de trámites para evitar problemas con Hacienda. En este artículo vas a descubrir cómo puedes llevar a cabo un préstamo entre familiares, amigos e incluso cualquier otro particular de forma completamente legal.

¿Qué es un préstamo entre familiares?

Un préstamo entre familiares es una operación financiera por la cual una persona entrega una cantidad de dinero a otra de su ámbito familiar para que sea devuelta en el futuro.

Así pues, se trata de un subtipo de préstamo entre particulares y, como tal, se encuentran regulados por la misma normativa aplicable a los préstamos bancarios (Ley 16/2011).

Aunque no se exigen los mismos trámites burocráticos que en el caso de los préstamos bancarios y las condiciones de devolución no son tan estrictas, deben llevarse a cabo según las normas fiscales. En caso contrario, Hacienda puede considerar que se trata de una donación y estaría sujeta a impuestos.

Requisitos para formalizarlo

No es necesario llevar a cabo trámites complejos para formalizar un préstamo entre familiares. Sencillamente, debería quedar plasmado en un documento a modo de contrato.

De esta manera, el familiar que recibe el dinero puede justificar el origen de los fondos de cara a la Agencia Tributaria. Recuerda que el banco puede (y debe) notificar a Hacienda determinados movimientos de dinero que se produzcan en la cuenta. 

Con el documento firmado por las dos partes, en la cual se especifican las condiciones más básicas de la operación (fecha, datos de los intervinientes, importe, plazo, etc.), es suficiente para atender un requerimiento de la Administración Tributaria o, en su caso, Judicial.

Puede tratarse de un documento privado, pero también cabe la posibilidad de firmarlo ante notario. 

¿Se cobran intereses?

Ambas partes pueden decidir si se aplican intereses o no en el préstamo; en el contrato cabe cualquier tipo de acuerdo. Por ello, puede darse el caso de que existan los préstamos entre particulares sin intereses. 

Ahora bien, si no se aplican intereses, debe quedar bien reflejado en el contrato (por defecto se entiende que se cobran intereses, a no ser que se indique lo contrario).

¿Cómo se declara un préstamo entre familiares?

Aunque la operación está exenta de pagar impuestos, es necesario declarar el préstamo entre familiares en Hacienda y autoliquidar el Impuesto de Sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD).

De esta forma se evita el pago del Impuesto de Donaciones y el prestamista puede reflejar la operación en su declaración de IRPF, aunque no le genere rendimientos.  

En otras palabras, al realizar un préstamo entre familiares, debes presentar el modelo 600, junto con el contrato, en la Agencia Tributaria de tu Comunidad Autónoma (presencial o virtualmente). El plazo para presentarlo es de un mes desde la firma del préstamo.

Compara todos los

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar