Ley de Segunda Oportunidad: Requisitos, pros y contras

Trámites

Equipo Contenidos
3 minutos de lectura

¿Conoces la Ley de Segunda Oportunidad? En este artículo te vamos a exponer en qué consiste este procedimiento legal, cuáles son sus objetivos, sus ventajas, desventajas y requisitos necesarios para acogerte a ella.

En términos generales, la Ley de Segunda Oportunidad admite que una persona endeudada pueda solicitar la condonación y reestructuración de sus deudas ante un tribunal. De esta forma, lo que vas a descubrir a continuación puede serte de gran utilidad, especialmente si eres un trabajador autónomo

¿En qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad (Ley 25/2015, de 28 de julio) es un mecanismo legal que protege a las personas físicas ante una situación de insolvencia grave.

Su objetivo es proporcionar vías para que puedan quedar libres de aquellas deudas que no pueden pagar y permitir la reconstrucción de su situación económica y patrimonial, a través de un procedimiento similar al que pueden acogerse las personas jurídicas (las empresas).

En otras palabras, es una fórmula similar al Concurso de Acreedores, sólo que en este caso únicamente pueden acudir a él las personas físicas. Así pues, es especialmente útil para trabajadores autónomos (de hecho, fue creada pensando en este colectivo).

Pros y contras

Entre las ventajas que tiene la Ley de Segunda Oportunidad encontramos las siguientes:

  • La principal ventaja de la Ley de Segunda Oportunidad es que el deudor puede obtener la exoneración total o parcial de las deudas. Es decir, el deudor puede obtener la condonación de ciertas deudas y quedar liberado del pago.
  • Permite llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores, algo que puede ser difícil de negociar por parte del deudor (por lo menos no sería posible en términos favorables). Los acreedores pueden mostrarse más dispuestos a negociar para evitar el proceso judicial (el cual es lento y, como hemos tratado, puede derivar en la condonación de deudas).
  • En el momento de la presentación, se paralizan todas las medidas ejecutivas. Es decir, se suspenden los posibles embargos. Además, cuando se inicia el procedimiento, no se seguirán aplicando intereses a las deudas pendientes.
  • Se evita el registro en ficheros de morosidad y los datos también desaparecen de la CIRBE.
  • Los requisitos de acceso a la Ley de Segunda Oportunidad son sencillos y no es necesario tener bienes ni ingresos para acogerse a ella.

Por otro lado, hay que tener en consideración las desventajas de acogerse a este procedimiento:

  • El deudor debe tener deudas con al menos dos acreedores.
  • Puedes perder la facultad para administrar tus bienes.
  • Hay deudas no exonerables. Además, la exoneración se puede revocar en algunos casos.
  • El deudor puede ser declarado culpable en el concurso (si ha existido mala fe).

Requisitos

Para que el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad pueda ser admitido a trámite por un juez es necesario cumplir con ciertos requisitos:

  • Ser persona física.
  • Situación de insolvencia actual o inminente: es decir, el deudor debe demostrar que no puede hacer frente a sus deudas.
  • Las deudas no pueden ser superiores a los 5 millones de euros.
  • Actuar de buena fe.
  • No haber sido declarado culpable en el concurso.
  • No haberse acogido a la Ley de Segunda Oportunidad en los 10 años anteriores.
  • Haber intentado acuerdos extrajudiciales.
  • No haber cometido delitos económicos o de falsedad documental en los diez años previos a la presentación

En todo caso, si estás considerando acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad, lo recomendable sería que busques asesoramiento para determinar cuáles son tus opciones en base a la situación personal que puedas tener.

Compara todos los

Compara todos los préstamos del mercado

Existen muchos tipos de préstamos ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se contratan? ¿Cuál es el mejor según tu perfil? Te resolvemos todas las dudas.

Comparar